domingo, 3 de mayo de 2009

Cuéntame que harás después que estrenes su cuerpo, cuándo muera tu traviesa curiosidad, cuándo memorices todos sus recobecos y decidas otra vez regresar; ya no estaré aquí en el mismo lugar. Si no tiene más que un par de dedos de frente y descubres que no se lava bien los dientes, si te quita los pocos centavos que tienes y luego te deja sólo tal como quiere. Sé que volverás el día en que ella te haga trizas; sin almohadas para llorar, pero si te has decidido y no quieres más conmigo nada ahora puede importar, porque sin tí el mundo ya me da igual. Si te vas, si te vas, si te marchas mi cielo se hará gris. Si te vas, si te vas, ya no tienes que venir por mí. Si te vas, si te vas, y me cambias por esa bruja, pedazo de cuero no vuelvas nunca más que no estaré aquí ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada